10/05/2017Por: Maia Rohrer

 

Después del verano, es momento de renovar tu piel y prepararla para el invierno. Una palabra: exfoliación.


En el transcurso del año, la piel se somete a cambios ambientales (clima, temperatura) que la dañan “sin avisar”. Esto se puede revertir con un ritual tan famoso como desaprovechado: la exfoliación. ¿Cuáles son sus beneficios? Elimina las células muertas, dejando la dermis limpia y tonificada; activa la circulación y la oxigenación; estimula la liberación de toxinas; realza el bronceado. Ah, y es la mejor amiga de la depilación.

Eso sí, hay que tener en cuenta ciertos temas. Como sabemos, existen pieles más sensibles que otras y, además, el cuerpo no se exfolia de la misma manera que el rostro. La mayoría de productos para el cuerpo son más abrasivos y no conviene aplicarlos sobre otra zona. Tampoco recomiendo usarlos sobre quemaduras de sol. ¡Y recordemos que la exfoliación es el paso previo a la hidratación!


 


image1

 

 

 

Para la cara, mi favorito es el Gel Exfoliante Suave de Avène ($399 x 50 ml). Ideal para pieles sensibles, tiene microesferas recubiertas con cera de jojoba y salicilato de sodio. Así limpia suave pero profundamente, previniendo imperfecciones en todo tipo de piel. Se aplica sobre el cutis humedo, evitando el contorno de ojos, con un masaje circular con la yema de los dedos.

 

 

 

Mientras tanto, el cuerpo encuentra un aliado en el Gel Exfoliante Tonificante de Elancyl ($267 x 150 ml). Sus principios activos a base de extracto de hiedra, tienen propiedades descongestivas, tonificantes y desintoxicantes. Y como si fuera poco, su aroma es riquísimo. ¿Cómo usarlo? Entre una y dos veces por semana, dependiendo de tu tipo de piel.


Tenés rosácea y no sabes como tratarlo entra aquí y vas a ver todos los típs que necesitas.

Deja un comentario

Producto de la Semana

Get Now