Hace un par de temporadas que el look relajado viene pisando fuerte: desde las colecciones con prendas holgadas y textiles etéreos y frescos, hasta los maquillajes naturales, las texturas livianas, los tonos nude.

En el cabello, los peinados descontracturados, las puntas desgastadas, los barridos y las tinturas ombré; la clave del verano es, sin dudas, la estética natural y descontracturada, incluso en lo impensable: el flequillo.

 

Atras quedaron los días de la planchita obligada y el lacio furioso. Cada vez se ven más los flequillos naturales y ondulados, desde las pasarelas como la de Louis Vuitton, hasta en catálogos como el de Mango o H&M, y se ha visto luciéndolo a It Girls como la actriz británica Imogene Poots, la modelo Freja Beha o la francesa Marion Cotillard.

 

Pero elegir un look descuidado no significa descuidar del cabello, no señor: de lo contrario, para evitar que el flequillo se vea sucio o seco, el pelo tiene que estar bien sano, suave y, por supuesto, limpio. Es conveniente evitar los productos muy oleosos o de efecto mojado, pero se le puede dar algo de textura con un poco de cera.

Captura de pantalla 2016-01-04 a las 12.22.25 p.m.

 

Un muy buen truco para lograr el despeinado perfecto es usar un difusor: El difusor ayuda a distribuir el calor en forma más pareja por toda la cabeza, y es más gentil y suave con el pelo ondulado. A diferencia de los secadores tradicionales, que hacen que el cabello rizado luzca crespo y salvaje, el difusor ayuda a lograr ondas más dóciles y sedosos.

Deja un comentario

Producto de la Semana

Get Now