26/04/2016Por: Maia Rohrer

Con la llegada del otoño, se inicia el período de caída estacional del cabello, afección que preocupa a gran parte de la gente, en especial a las mujeres, y que aunque se trate de un proceso pasajero, es un problema que puede afectar la salud, la estética o incluso ambas. Lo cierto es que para conseguir un pelo fuerte y sano es vital una buena alimentación; la falta de algunos nutrientes y vitaminas pueden contribuir a la pérdida de cabello.

El crecimiento del cabello no es continuo, lo hace en 3 etapas:

FASE DE CRECIMIENTO: Hay una máxima actividad de las células germinativas y por lo tanto, un crecimiento del cabello. El 84% de los cabellos están en esta fase que dura aproximadamente 3 años. Es la fase ANÁGENA.

FASE DE EQUILIBRIO: Las células germinativas dejan de tener actividad pero los cabellos siguen unidos al cuero cabelludo. El 1% de los cabellos está en esta fase que dura aproximadamente 3 semanas. Es la fase CATÁGENA

FASE DE CAIDA: Las células empiezan a retraerse y se distancian de su lugar de origen, de manera que cualquier acción mecánica como peinarse o secarse con una toalla provocará la caída del cabello. El 15% del cabello está en esta fase que dura aproximadamente 3 meses. Pasados estos meses, en el bulbo capilar comienza a generarse otro cabello (fase anágena). La fase de caída es la fase TELÓGENA.

En la mayoría de los casos, la caída del cabello en la mujer es reversible y reaccional a ciertos factores: desequilibrios hormonales como el relacionado con el embarazo (alopecia postparto); desequilibrios de origen psíquico como el estrés o la depresión; o nutricionales, alimentación desequilibrada, regímenes carentes de vitaminas y oligoelementos, etc.
Hay que tener en cuenta las enfermedades hematológicas -sobre todo la anemia-, metabólicas, hormonales -como el hipotiroidismo-, infecciosas, y los efectos secundarios de determinados medicamentos. Por otro lado, si bien la edad no induce forzosamente una caída del cabello, con los años, el crecimiento del cabello es más lento, menos espeso y la cabellera pierde su densidad inicial.

CONSEJOS PARA COMBATIR LA CAÍDA DEL CABELLO

1.        Un  aporte  nutritivo  es  indispensable para la buena salud del cabello
Incorporando a la dieta diaria vitaminas del grupo B, aminoácidos y oligoelementos.
2.        La importancia de los masajes
Trabajando sobre la microcirculación sanguínea a nivel del cuero cabelludo, contribuye en gran medida al fortalecimiento del cabello en su fase de crecimiento.
3.        La regularización de los ciclos capilares
Hay que impedir la aceleración de los ciclos capilares, con el fin de prolongar el ciclo de vida del cabello a través de la utilización de productos específicos.

¿QUÉ AYUDAS EXISTEN PARA FRENAR LA CAÍDA?

Actualmente existen numerosas alternativas para ayudar a frenar la caída del cabello y revitalizarlo. Hay tratamientos que ofrecen una respuesta específica para cada tipo de alopecia considerando que los factores y procesos que ocasionan esta patología son diferentes. Siempre es recomendable consultar con un profesional, pero es posible encontrar tratamientos con resultados clínicamente comprobados a base de extractos vegetales.
El Shampoo que recomiendo para un tratamiento de la caída capilar es ANAPHASE de DUCRAY. Gracias a su fórmula tiene un complejo vitamínico y Rucus estimula, nutre y fortalece el cabello fragilizado y desvitalizado y prepara el cuero cabelludo para recibir los tratamientos anti-caída.
Una vez que te colocas el Shampoo Anaphase, tiene una textura cremosa que te permite masajear el cuero cabelludo, hacerlo durante 2 o 3 minutos y enjuagar. También lo podes complementar con un tratamiento para caída del cabello que aquí te muestro.

Processed with VSCO with f2 preset

El estrés, mal de este siglo, puede provocar la caída del cabello tanto en los hombres como en las mujeres. Induce un desequilibrio del sistema nervioso y más concretamente del sistema simpático que es el encargado de controlar la presión sanguínea y, por tanto, la contracción de los vasos sanguíneos. Bajo los efectos del estrés, se produce un desajuste de esta función y la irrigación sanguínea se ve afectada.

Deja un comentario

Producto de la Semana

Get Now