23/09/2013Por: Maia Rohrer

Empecemos por definir a qué llamamos técnicamente pelo fino. Existe una gran diferencia entre tener poco pelo y tenerlo finito, ya que existen personas con pelo finito y abundante y otras, con pelo finito y escaso. Se denomina cabello fino, a aquel que tiene un diámetro 30% menor que el promedio. Esto se debe principalmente a que su estructura tiene menos de la mitad de las proteínas internas de un pelo normal.

La consecuencia es que el pelo tiende a ser muchísimo más flexible, haciéndose propenso a perder volumen. Además, esto lo convierte en un cabello quebradizo que es muy vulnerable al daño y, por lo tanto, a la aparición de puntas florecidas. Por este motivo, este tipo de fibra capilar es débil y tiene más dificultad para crecer.

Las que tienen esta estructura capilar, se cansan de decir que su pelo es como una baba y que ningún peinado les aguanta y TIENEN RAZÓN. Está comprobado que existe una relación directa entre diámetro de la fibra capilar y la resistencia de torsiones y peinados. Esto se debe a una menor rigidez y falta de volumen. Sin embargo, como todo, este tipo de pelo tiene su lado positivo: es mucho más fácil de controlar que el pelo grueso, es más prolijo y suele ser más brilloso, porque tiende a reflejar mejor la luz.

¿Cuáles son mis recomendaciones para aquellos que tienen este tipo de pelo?

  • En primer lugar, mantengan el cuero cabelludo saludable usando un shampoo que prevenga la grasitud en las raíces e intentando masajear frecuentemente la cabeza (previamente al baño para no engrasar el pelo) estimulando, de esta manera, la circulación y el crecimiento del pelo. Es importante que apliquen la crema de enjuague desde la zona media hacia las puntas, ya que no poner acondicionador en las raíces va a ayudar a conservar un poco más de volumen. Intenten no dejar excesos de acondicionador tras el enjuague para prevenir que se aplaste.
  • Séquenlo suavemente con una toalla y usen crema para peinar (especial para conseguir efecto volumen) y usen un cepillo redondo y grueso. Es muy importante tener en cuenta que este cabello tiende a dañarse muy fácilmente, así que intenten tratarlo con suavidad cuando lo peinen y no acercar demasiado el secador al cepillo para evitar quemarlo, además de usar protectores térmicos ligeros.
  • Otro consejo fundamental, es que se corten el pelo con frecuencia para mejorar su calidad, escapar a las puntas florecidas y darle mayor fuerza, evitando que se quiebre. Como estilista, mi recomendación es que las chicas de pelo fino traten de usarlo lo más corto posible según sus facciones y la forma de su cara. Intenten buscar cortes que tengan capas para dar mayor sensación de volumen. No es necesario tener demasiadas capas (sólo algunas bastan para lucir el pelo más voluminoso). Este efecto también pueden lograrlo usando cortes pronunciados o angulosos.
    Finalmente, recomiendo evitar tratamientos con formol y otras abrasiones ácidas, ya que esto daña mucho a este tipo de pelo porosos, aunque nos dé la ilusión de dejarlo más sedoso. Recomiendo, complementar el corte de puntas frecuente con tratamientos nutritivos: baños de crema, ampollas, masajes capilares, etc. para ir fortaleciéndolo cada vez más. Recuerden: ¡el pelo fino requiere cuidados especiales!!

Deja un comentario

3 Comentário:PELO FINO, PELO DE BEBE
  1. elii

    buenisimo el post! tengo el pelo finisimo! se me re cae y encima no tengo mucho. besits!

  2. anita

    un post completísimo! gracias maia! besos!

  3. Gala

    Hola Maia! Un placerte leerte por acá! Nos podrías aconsejar algún shampoo y acondicionador para este tipo de pelo? Te cuento que yo además tengo el cuero cabelludo sensible! Muchas gracias!

Producto de la Semana

Get Now