26/02/2016Por: Maia Rohrer

El sebo o grasa es producido de forma natural por las glándulas sebáceas para lubricar el cuero cabelludo y proteger la cutícula del pelo. Sin embargo, hay veces en que estas glándulas fabrican más sebo del deseable. Por suerte, se trata de un desequilibrio que con determinados cuidados, se puede revertir.

pelo_graso__9234

Las causas pueden ser:

  •  Genética;
  • Un desequilibrio hormonal: dado en la pubertad, el embarazo o el período; por enfermedades o trastornos de la glándula suprarrenal o pituitaria; o por el uso de determinados medicamentos;
  • Ingesta de alimentos grasos o con excesivos conservantes;
  • Falta de vitaminas del tipo B (la biotina o vitamina B7);
  • Consumo de tabaco;
  • Consumo de alcohol;
  • Estrés o falta de sueño.
  • Tocar mucho el pelo.

 Errores comunes:

  • Exfoliar el cuero cabelludo.
  • Utilizar sólamente shampoo para contrarrestarlo.
  • Aplicar shampoos con siliconas (aparentan mejorarlo pero impiden la respiración del cuero cabelludo)
  •  Lavar constantemente el pelo.

 Soluciones:

  • Acudir a un tricólogo (dermatólogo especializado en asuntos capilares).
  • Lavar el cabello con shampoos con ph neutro, sin siliconas y con aceites esenciales.
  • Lavar con suavidad para evitar eliminar la capa hidrolipídica necesaria del cuero cabelludo.

 

Dos opciones para llevar el pelo:

  1. Un recogido o una colita muy tirante con la raya muy marcada, tendencia esta temporada.
  2. Utilizar un shampoo en seco en la raíz, dejar actuar un minuto y retirar el exceso de producto con un cepillado.

Deja un comentario

Producto de la Semana

Get Now